4 nuevos mitos de las dietas y cómo te influyen

En un artículo anterior te contaba 4 mitos que hay sobre las dietas para adelgazar y las verdades que posiblemente no conocías de cada una.

Hoy seguimos con los últimos 4 mitos populares sobre las dietas y sus verdades:

5. Consumir proteínas sí produce sensación de saciedad porque permanece más tiempo en tu estómago (sientes menos hambre). Además, cuando consumes proteínas disminuye la retención de líquidos en tu organismo.

Sin embargo, es MUY perjudicial para tu salud llevar una dieta que sea sólo proteica y podrías dañar los riñones. Y no te libras del efecto “rebote” (salvo que hayas decidido ser “proteica/o” el resto de tu vida.

6. No todas las calorías “engordan” igual aunque valgan lo mismo: vamos a un ejemplo obvio: no es lo mismo si te comes 10 manzanas que equivalen a 500 calorías (aproximadamente) que si te comes una barra completa de chocolate con leche, que tenga la misma cantidad de calorías.

Por qué? Porque tu metabolismo quemará los carbohidratos de las manzanas pero se volverá mucho lento (y acumulará) las grasas y calorías del chocolate. Es decir, comes las mismas calorías y engordas más.

7 Las grasas te hacen engordar más, pero también son necesarias para adelgazar a largo plazo: a veces hacemos las cosas más complicadas de lo que deberíamos. Y el tema de adelgazar, en la mayoría de los casos, es simple. No fácil, sino simple!

Si engordas (o no tienes el peso que te gustariá tener) es básicamente porque comes más calorías de las que gastas. Todo exceso calórico se convierte en grasas que “guardas”.

Supón que una persona que requiere 2.000 calorías diarias para mantener su peso consuma 1300 calorías por día, baja. Al revés, si consume más, sube. Hasta ahí, facilísimo.

Si sigues consumiendo menos calorías de las que gastas hasta que logras tu “peso ideal”, no hay problemas. Pero NECESITAS tener grasa “acumulada” para hacerlo más rápido.

Por eso es que la mayoría de las personas (sobre todo las que tienen exceso de peso) bajan más rápido (y más cantidad) al principio.

IMPORTANTE: además de mantener el exceso de peso fuera de tu vida, también es bueno para tu salud que consumas HASTA un 30% de grasas por día.

En conclusión: siempre y cuando sean parte de una dieta equilibrada, las grasas perfectamente pueden formar parte de tu alimentación diaria.

8. Si haces ejercicios cardiovasculares (aeróbicos) junto con musculación (anareóbicos) bajarás de peso más rápido: dicho de un modo muy simplificado, esto sucede porque el músculo, para crecer, necesita alimentarse de las grasas. De este modo, quemas grasas más rápido.

Lo que es también importante es que no hagas TANTO ejercicio (o tan intenso) que luego consumas más calorías que las que gastaste haciéndolos.

Recuerda también que está demostrado que el ejercicio reduce de forma temporal la sensación de hambre.

En conclusión:
Si de verdad quieres adelgazar y luego mantenerte en tu peso ideal durante el resto de tu vida, sin efecto “rebote”, lo que debes hacer es primero cambiar tu mentalidad.

Que tu mentalidad te lleve a tener nuevas creencias, donde la comida no sea tu enemiga.

Y que estas nuevas creencias te traigan nuevos hábitos. Donde adelgazar y mantenerte NO sea algo relacionado con la fuerza de voluntad (porque no funcionará a largo plazo) sino que sea una nueva forma de vida más saludable, placentera y absoluta.

Descubre más sobre cómo lograr todo esto con el método Sofía Conti, haciendo clic Aquí.

Facebook